conservar aceite de oliva en verano

Cómo conservar aceite de oliva en verano

El aceite de oliva, nuestro particular tesoro, debe seguir unas normas básicas para mantener sus propiedades. Conseguirlo no es nada difícil, solo hay que conocer cuáles son los mejores trucos para conservar aceite de oliva en verano. Para que este siga sabiendo igual de rico, debes quitarte algunos mitos de la cabeza. Solo así podrás mantenerlo en óptimas condiciones.

¿Qué daña al aceite de oliva?

El verano es una época en la que las altas temperaturas  y el ambiente seco lo inundan todo. Y debe servir para replantearnos la manera en la que conservamos los alimentos. Por ejemplo, el gran enemigo del aceite es la luz. Esa es la razón por la que la mayoría de los envases son oscuros. Si el envase de nuestro aceite es transparente, este debe estar apartado de toda fuente de luz y calor.

La luz hace reaccionar al fruto del olivo, por lo que una exposición prolongada a esta hará que sus propiedades varíen. ¿Cuántas veces has visto las aceiteras de las cafeterías y restaurantes en botellas transparentes? O junto a la vinagrera, un aliño ácido que desprende mucho aroma. Nada de esto está bien, por lo que estos son los mejores consejos para conservar aceite de oliva en verano, o en cualquier época del año.

Cómo conservar aceite de oliva en verano

Trucos y consejos que harán de la conservación del aceite una rutina sencilla:

  •  Siempre ha de guardarse en lugares frescos y oscuros, es decir, en tu despensa. Si la temperatura es constante, mucho mejor para las propiedades del aceite. Guardar el aceite de oliva en el frigorífico no es una buena idea. En primer lugar, porque se va a volver muy denso y algunas moléculas precipitarán en forma de puntos blancos. Para poder utilizarlo, habría que dejarlo unas horas a temperatura ambiente. Pero el aceite de oliva no necesita de frío para su conservación.
  • Es muy importante que el aceite no reciba luz directa del sol. Por esa razón, la despensa es el lugar más indicado para guardarlo. Si posees aceiteras en casa, elige preferentemente las de cerámica, las de cristal oscuro, o incluso de metal. Recuerda que la luz es el enemigo directo del aceite de oliva.
  • Cuando guardes el aceite en la despensa, asegúrate de que está bien tapado y lejos de cualquier fuente de olor intensa.
  • El aceite pierde propiedades con el paso del tiempo, aunque se ha documentado que no es en ningún caso perjudicial para la salud consumirlo tras su fecha de consumo preferente. Si tienes aceite en casa olvidado y se te ha pasado de fecha, puedes utilizarlo de otra manera que no sea para consumo. Por ejemplo, para elaborar jabones. También se ha demostrado muy efectivo en la curación de heridas cutáneas.
  • Recuerda que el aceite, una vez utilizado, nunca ha de tirarse por el fregadero ni por el WC. Deposítalo en una botella vacía y cuando la hayas llenado, llévala al punto limpio o a los contenedores de recogida de aceite que suelen encontrarse en todas las ciudades

Siguiendo estas premisas, conservar el aceite de oliva en verano no supone ningún tipo de inconveniente y podrás disfrutar de todo su esplendor cada vez que lo tomes.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *