crema de chocolate con AOVE

Aprende a hacer crema de chocolate con AOVE

Existe una tendencia cada vez más generalizada a comer bien e invertir en salud. Sin embargo, es algo que cuesta hacer con los más pequeños, a los que hay que inculcar los valores de la comida saludable. Aunque ya propusimos un artículo sobre meriendas saludables con AOVE, hoy vamos a descubrir una receta deliciosa que les encantará. Se trata de hacer crema de chocolate con AOVE. Una vez que la prueben ya no querrán la del supermercado. ¡Toma nota que comenzamos!

¿Qué lleva la crema de chocolate con AOVE?

Esta receta toma como grasa principal el AOVE, una auténtica fuente de salud y que no posee las connotaciones negativas de otras grasas vegetales. Aceites como el de palma, los de semillas o la propia manteca de cerdo no son los más recomendados. Su ingesta puede provocar altos niveles de colesterol a largo plazo, al igual que obesidad o enfermedades cardiovasculares. Es mejor evitarlos y utilizar nuestro oro líquido.

Nuestra propuesta toma como base el aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad arbequina, que tiene toques afrutados y almendrados, además de ser muy suave. En todo caso, puedes elegir cualquier otro AOVE que desees. Además del aceite vas a necesitar:

  • Avellanas o almendras tostadas sin sal.
  • Una ramita de vainilla.
  • Cacao en polvo.
  • Un poco de azúcar.
  • Un pellizco de sal.

La elaboración es muy sencilla y las cantidades no se especifican porque dependen de los gustos y de la textura que deseemos conseguir. Pero estamos convencidos que te encantarán prepararla y tenerla siempre lista para que tus hijos tengan unas meriendas más saludables.

Elaboración

Toma el vaso batidor y agrega un puñado de avellanas o almendras. Si lo deseas, puedes sustituirlas por nueces, anacardos, nueces de macadamia o las de Brasil. La única condición es que los frutos secos no estén salados. Dale unas pasadas de batidora hasta obtener una textura lo más fina posible.

Una vez que lo hayas conseguido, agrega un hilo de AOVE y comienza a batir de nuevo, tal y como cuando elaboras mayonesa. Debe quedar una pasta homogénea, con una textura ligera.  No te preocupes por la cantidad de aceite, porque puedes rectificar en cualquier momento. Resérvalo y raspa con un cuchillo pequeño el interior de la vaina de vainilla. Obtendrás una pulpa que añadirás a la mezcla.

Llega el momento esperado, añade el cacao en polvo y una cucharada de azúcar. Sigue batiendo y ve corrigiendo de textura, añadiendo más cacao o aceite en el caso necesario. Agrega un pellizco de sal y si el cuerpo pide un toque distinto, puedes añadir un poco de canela. En cuanto tengas la textura que desea, la de una crema que se pueda untar, vierte con la ayuda de una lengua de repostería la crema en un frasco.

Esta crema puede aguantar perfectamente un par de días en la despensa, en un lugar fresco y en el que no reciba luz. Pero pasado ese tiempo es recomendable guardarla en el frigorífico. Así que antes de consumirla de nuevo, sácala con antelación para que se unte bien. Tu crema de chocolate con AOVE llegará a tu cocina para no salir jamás.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *