meriendas con AOVE

Meriendas con AOVE para una tarde perfecta

El aceite de oliva virgen extra es la base de nuestra gastronomía, prácticamente no hay receta que lleve como base esta joya. Las meriendas con AOVE son una elección certera, ya que introducen de manera natural un producto totalmente saludable en la dieta de los más pequeños. Apartarlos de elaboraciones industriales es siempre la mejor manera de invertir en salud. Vamos a descubrir en este artículo las mejores maneras de introducir el AOVE en las meriendas para que aguanten con ganas hasta la hora de la cena.

Meriendas con AOVE, una elección natural

Son muchas las formas en las que podemos introducir el aceite de oliva virgen extra en las meriendas de casa. Hay para todos los gustos, desde recetas saladas a dulces, todas ellas con un toque natural que facilita una buena asimilación. Así como un aporte de ácidos grasos que resulta muy beneficioso. Nuestras propuestas de meriendas saludables con AOVE son estas.

Pan con aceite y…

Nadie puede resistirse a una buena tostada de pan integral con un buen chorro de AOVE. Es la combinación perfecta, también en desayunos. Para los más golosos, espolvorear un poco de azúcar es alcanzar el cielo. ¿Por qué no probar también con cacao en polvo? Mejor si es directamente de una tableta de buen chocolate. Nuestro clima permite además hacer opciones más completas. Como poner tomate rallado y algo de sal, complementandolo incluso con algo de jamón. ¡Tienes todas las combinaciones que quieras!

Bocadillo de queso

El pan tiene la virtud de saciar, y aportar ese toque de AOVE no hace más que proporcionarle potencia. El queso combina adecuadamente con el pan, con la ventaja de que podemos encontrar multitud de variedades. Desde el queso fresco o un requesón, ideal para paladares que no quieren complicaciones, a un queso curado para gustos más atrevidos.

¿Atreverse con el gazpacho? ¡Claro que sí!

Esta bebida es una auténtica bomba de salud, ya que su base de hortalizas, junto con el AOVE, el vinagre y la sal, hace que sea una bebida isotónica de verdad. Cuando comienza a apretar el calor, tomar un vaso de gazpacho para merendar no es nada descabellado, quizás no haya bebida más completa. Sacia, refresca y aporta todo lo que el cuerpo de un niño necesita para jugar toda la tarde.

El AOVE casa perfectamente con lo dulce

Prueba a preparar magdalenas o bizcochos introduciendo el AOVE como grasa. Los sabores se potencian, y la mezcla recoge todas las propiedades saludables del aceite. Si haces repostería sin AOVE, prueba a hacer el cambio y notarás como el sabor sube automáticamente a otro nivel superior. Escoge bien el aceite que desees y que vaya con tus gustos. Es un mundo de sensaciones.

Los yogures, un maridaje ideal

Sí, algo que se nos escapa de nuestra imaginación. Un buen yogur es la base para que podamos añadir un chorrito de AOVE, que junto con algunos frutos secos o la fruta que desees. Si elegimos un yogur de calidad, o te atreves a hacerlos en la yogurtera, los niños no pedirán de pedirlos.

Las posibilidades de meriendas con AOVE son muy numerosas. Por lo que te invitamos a que sigas descubriendo cuáles son las mejores maneras de acoplarlo para que los niños puedan consumirlo. Nada más que hay beneficios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *