Cómo hacer jabón corporal de aceite de oliva

Cómo hacer jabón corporal de aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra contiene múltiples vitaminas que benefician la salud interna y externa del cuerpo. Los beneficios del AOVE no solo se perciben cuando se consume en la comida, sino también en el uso tópico. En especial el aceite de oliva tiene muchos beneficios para la piel. Por ello en el post de hoy queremos enseñarles cómo hacer jabón corporal de aceite de oliva

Cómo hacer jabón corporal de aceite de oliva

El jabón de aceite de oliva es artesanal y ecológico, por lo cual es respetuoso con el medio ambiente. Sigue paso a paso las indicaciones y prepara un jabón que dejará tu piel suave y humectada.

Ingredientes

  • Aceite de oliva virgen extra 500 gr.
  • Sosa caústica 70 gr.
  • Agua 165 gr.
  • Pigmento líquido verde.
  • Aceite de lavanda 30 gr. 
  • Molde de silicón o plástico.
  • Guantes
  • Mascarilla (opcional).
  • Delantal.
  • Termómetro.
  • Balanza.
  • Batidor.

Realización

Para comenzar nos colocamos los implementos de seguridad, guantes, delantal y mascarilla. Una vez listo colocamos en un recipiente de plástico el agua y la sosa cáustica, y removemos con una paleta de madera hasta disolver la sosa. La reacción de estos elementos genera un olor fuerte y la temperatura se eleva. Por ello es necesario el uso de guantes y la mascarilla, por ello se recomienda realizarlo en un lugar ventilado. 

Por otra parte, mientras esperamos que la mezcla baje su temperatura a 40º, se calientan los aceites hasta llegar a la temperatura antes mencionada. Se colocan en una olla a fuego lento y se remueve hasta unificar los aceites. Controlamos la temperatura de ambas mezclas usando el termómetro. Seguido unimos las mezclas, para ello utilizamos un batidor, se agrega poco a poco la sosa al AOVE y lavanda. Después batimos hasta conseguir una textura ligera.

Continuamos añadiendo el color. Se agrega el pigmento y se continúa mezclando hasta obtener el tono deseado. Cuando la mezcla tenga una textura cremosa se coloca en el molde, de preferencia de silicon, y se deja enfriar por 48 horas. Pasado el tiempo se desmolda y se corta en la forma deseada. Por último, esperamos 30 días para que el jabón de aceite de oliva se saponifica y se pueda usar. 

Beneficios del hacer jabón de aceite de oliva

Uno de los primeros beneficios de aprender a cómo hacer jabón de aceite de oliva, es la satisfacción. Ya que es un jabón que se puede preparar en casa y además es respetuoso con el cuerpo y el medioambiente.  Por otro lado, las propiedades que provee el aceite de oliva virgen extra a la piel son esenciales. Los antioxidantes ayudan a hidratar y humectar a diario, por lo cual la piel lucirá siempre suave y saludable.

Además, las vitaminas que tiene el AOVE como la E, beneficia las irregularidades de la piel como la resequedad. E incluso ayuda a enfrentar y prevenir el envejecimiento de la piel. También purifica y limpia la piel a profundidad, ayudando así a prevenir acné y granitos. Como ves es muy fácil aprender cómo hacer jabón corporal de aceite de oliva. ¿Quieres conocer más recetas como esta? Coméntanos qué te gustaría conocer sobre el mundo del AOVE.  

 

conservar hierbas aromáticas en AOVE

Cómo conservar hierbas aromáticas en AOVE

Cocinar con hierbas aromáticas le da un toque extra a la comida. Pero pasa muchas veces que compramos las hierbas y a los pocos días ya están secas y sin su aroma original. Es por ello que en el post de hoy traemos dos ideas sobre cómo conservar hierbas aromáticas en AOVE. 

Cómo conservar hierbas aromáticas en AOVE

El aceite de oliva virgen extra es un gran ingrediente en la cocina pero, ¿qué sucede si se une con las hierbas aromáticas? La respuesta a ello es muy fácil: una explosión de sabores. La unión de estos dos ingredientes ayudará a potenciar el sabor de tus platos. A continuación mostramos dos métodos para conservar hierbas aromáticas en AOVE.

Hierbas congeladas en AOVE

Una manera diferente y práctica de conservar las hierbas es congelándolas en aceite de oliva virgen extra. Para empezar se lavan las plantas aromáticas y se secan bien en papel de cocina. Una vez secas se cortan en pedazos pequeños y se colocan en un molde para cubitos de hielo. Puedes agregar hierbas por fila para poder distinguirlas. Cuando el molde esté lleno con las hierbas, se agrega el AOVE hasta arriba sin que rebose en los huecos. Para culminar, se coloca papel film sobre el molde para proteger y conservar el aroma, y se coloca en el congelador.

Las hierbas congeladas puedes utilizarlas en cualquier ocasión, solo tendrás que agregar el cubito con la hierba que quieras a la preparación, ya sea en el sartén o en el horno. 

Hierbas aromáticas en AOVE 

Conservar las hierbas aromáticas en aceite de oliva virgen extra, es una forma tradicional de enriquecer el aceite. Existen diferentes maneras de prepararlo, hoy vamos a compartir dos métodos, la maceración en frío y en caliente.

Maceración en frío 

En la primera opción vamos a realizar un aceite con 5 hierbas. Los ingredientes que se necesitan son los siguientes:

  • Romero
  • Tomillo 
  • Hierbabuena 
  • Orégano
  • Albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Envase de vidrio hermético

Para un litro de aceite se necesitan tres ramitas de cada hierba, estas deben estar frescas. Comenzamos lavando las hierbas aromáticas y después secamos con papel de cocina, se debe secar muy bien antes de usar. Seguido, trituramos por separado cada una de las hierbas en un mortero, se tritura en especial la parte del tallo. En esta zona se concentra la mayor parte de los sabores. 

Una vez trituradas se colocan en el envase de vidrio, se agrega el aceite de oliva hasta rebasar unos 3 cm las hierbas. Para finalizar cerramos el envase y dejamos reposar durante un mes en un lugar fresco y con poca luz. Pasado el tiempo se cuela el aceite y se coloca en una botella de vidrio. También, se puede colocar una ramita de alguna de las hierbas que se utilizaron como decoración. 

Maceración en caliente

Por otra parte, el segundo método consiste en macerar las hierbas en caliente. Esta forma es más rápida ya que acelera el proceso de fusionar los sabores. Para esta técnica se necesitan los siguientes ingredientes:

  • Hierbabuena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Botella de vidrio hermética

Esta técnica es muy sencilla, se utiliza la hierbabuena entera sin triturar. Para comenzar colocamos una olla con agua hasta la mitad, que cubra una botella de medio litro. Al igual que el proceso anterior, se lavan las hierbas y se secan bien con papel de cocina. Una vez secas se introducen en la botella, para medio litro 2 ó 3 ramas de hierbabuena. Seguido se agrega el aceite con la ayuda de un embudo hasta que cubra las hierbas y se cierra de forma hermética.

Después se coloca la botella dentro de la olla y se cocina en baño de maría a fuego medio hasta que hierva. Se deja enfriar a temperatura ambiente durante un día, pasado el día se podrá consumir perfectamente.

Conservar hierbas aromáticas en AOVE es muy fácil, en un próximo post os diremos distintas mezclas de hierbas para cada tipo de comida. Coméntanos cuál método te gustaría implementar. 

helado de AOVE

Helado de AOVE

Se acercan los días en los que el mercurio no para de subir. Para esos días calurosos nada mejor que una bebida fría para refrescarse o, porqué no, un helado de AOVE para alegrar el paladar. Sí, como lo leíste, helado de aceite de oliva virgen extra. Quizás te parezca un tanto extraño, pero te sorprenderás de su rico sabor. Sigue leyendo y entérate de cómo preparar este helado.

Sabores exóticos

El aceite de oliva virgen extra no deja de sorprendernos, y es que su sabor se adapta a diferentes platos, en este caso, a un helado. El oro líquido es conocido por su variedad de sabores que va desde el amargo, pasando por lo ácido y llegando hasta el tono dulce. Esto ha hecho que se adapte a todo tipo de comidas, incluso a postres.

Este sabor puede parecer un poco exótico, pero en la variedad está el gusto.

Helado de AOVE, ¿cómo hacerlo?

Lo que necesitas:

  • Aceite de oliva virgen extra (125 ml)
  • Huevos (6 yemas)
  • Leche. Puede ser entera, desnatada o sin lactosa (250 gr)
  • Nata (205 gr)
  • Miel (100 gr)

Cómo prepararlo

Comenzamos batiendo las yemas (la amarilla del huevo) en un bol. Puedes utilizar un batidor de mano. Se debe batir hasta que salga espuma, y una vez esté en el punto se deja reposar. Seguido, se coloca en una olla a fuego bajo la leche y la miel. Movemos continuamente hasta que se disuelva la miel. Continuamos agregando las yemas batidas a la leche. Este paso es muy importante, se debe remover con movimientos envolventes de forma regular, para evitar que se cuaje.

Debemos evitar que la mezcla llegue al punto de ebullición, recuerda mantener el fuego bajo y mover constantemente. Cuando espese, retiramos y dejamos que se enfríe. La mezcla tiene que estar fría para poder seguir con la preparación. Mientras tanto, continuamos montando la nata. Para que tengas un mejor resultado, te recomendamos colocar en la nevera o congelador la nata y el envase donde la vas a batir unos minutos antes de prepararlo. Para montar la nata utilizamos una batidora de varilla manual o eléctrica.

Cuando la nata esté en su punto, agregamos la mezcla fría. Se debe agregar poco a poco e ir batiendo de forma circular para que no baje. Seguimos añadiendo el aceite de oliva, se agrega siguiendo el mismo procedimiento que la mezcla anterior. Después colocamos la mezcla en el congelador durante una hora para que enfríe.

Paso final

Pasada una hora, retiramos la mezcla del congelador y batimos hasta unificar todo. Este procedimiento debemos repetirlo entre 4 a 5 veces, de esta manera nos aseguramos que el helado quede cremoso. Recuerda dejarlo en el congelador durante una hora y pasado el tiempo mezclarlo. Se debe batir muy bien para evitar congelación o cristales de hielo.

Después de 5 horas ya podrás degustar un rico helado de AOVE. Puedes acompañarlo con un brownie, una galleta o simplemente comerlo solo. ¿Te atreves a probarlo? Coméntanos cómo queda tu helado, y si conoces otro postre hecho con aceite de oliva virgen extra.

bizcocho esponjoso de yogur y AOVE

Bizcocho esponjoso de yogur y AOVE

Bizcocho esponjoso de yogur y AOVE, ¿te suena familiar? o ¿te apetece probarlo?. En este post te traemos una rica receta para que prepares un bizcocho saludable y fácil de hacer. Este postre es ideal para acompañar el café de la mañana o para la merienda.

Ingredientes que necesitamos

– 125 gr de yogur natural.

– 125 gr de aceite de oliva virgen extra.

– 250 gr de azúcar morena.

– 500 gr de harina de almendras.

– 3 huevos grandes.

– 1 sobre de levadura sin gluten.

– Ralladura de cáscara de limón.

Para esta receta solo necesitamos los siguientes utensilios: un bol, un batidor manual y un molde para bizcochos.

¿Cómo prepararlo?

Comenzamos separando las yemas de las claras del huevo. Colocamos en el bol las 3 yemas de huevo y la mitad del azúcar morena y  mezclamos. También puedes batir las yemas y luego agregar el azúcar. Continuamos añadiendo la harina de almendras, el aceite de oliva y el yogur. Removemos con movimientos envolventes para que los ingredientes se mezclen bien y no queden grumos.

Seguimos ahora batiendo las claras de huevo hasta punto de nieve. Después agregamos el azúcar morena restante. Para finalizar unimos a la mezcla inicial con harina, las claras batidas. Este es el secreto para el bizcocho esté super esponjoso.

Por otra parte, precalentamos el horno a 180º. Mientras se calienta preparamos el molde para agregar la mezcla del bizcocho. La preparación consiste en untar mantequilla en el molde, puedes realizarlo con una servilleta o con la mano. Después se espolvorea un poco de harina sobre la mantequilla. Esta sencilla técnica sirve para evitar que el bizcocho se pegue al molde.

El tiempo de cocción es de 40 min. Cuando pase el tiempo se debe apagar el horno y dejar el bizcocho por 5 minutos más. Después, retiramos del horno y lo dejamos reposar en un lugar fresco, esperamos que se enfríe para desmontarlo.

Un toque dulce

Añade un toque de fruta al bizcocho con una cubierta de frutos del bosque. Estos son los ingredientes que necesitas:

– 250 gr de mermelada de frutos del bosque sin azúcar.

– Zumo de media lima.

– 1 cucharada sopera de agua.

– 1 lámina de gelatina sin sabor.

– Frutos del bosque (fresas, moras, frambuesas).

La preparación es muy sencilla, lo primero es poner en una bandeja con agua fría la lámina de gelatina. Dejar remojar por 10 minutos, mientras pasa el tiempo, colocamos en un olla la mermelada con la lima y la cuchara de agua. Poner a calentar a temperatura baja y remover. Cuando esté caliente, agregamos la gelatina y movemos hasta que se disuelva la gelatina por completo.

Dejamos reposar la mezcla y luego la agregamos sobre el bizcocho y refrigeramos. Después de pasadas dos horas, agregamos las frutas del bosque al gusto.

Ahora ya sabes lo fácil que es preparar este delicioso bizcocho esponjoso de yogur y AOVE. Es un postre perfecto cuando estamos a dieta o para las personas intolerantes al gluten. Si deseas hacer el bizcocho con harina regular, solo tienes que sustituir la harina de almendras y listo.