bronceador con aceite de oliva

Así puedes elaborar un bronceador con aceite de oliva

Una vez llegada la temporada veraniega a todos nos apetece salir más al aire libre, disfrutar de la playa o simplemente de la naturaleza. Y hacerlo con un buen color de piel siempre es un aliciente. A las virtudes ya conocidas del aceite de oliva, tanto para la salud como para la preparación de recetas, hay que sumar la de poder ser un buen aliado del sol. En este artículo vamos a dar la fórmula para que elabores un bronceador con aceite de oliva muy efectivo y que dará a tu piel ese todo tan sugerente que deseas.

Cómo elaborar un bronceador con aceite de oliva

Consideración previa

De todos es conocido los peligros que supone tomar el sol sin la adecuada protección. Los rayos solares son muy beneficiosos, pero hacerlo sin un filtro es una auténtica bomba para la piel. Recuerda, la receta de este bronceador no sustituye a ninguna crema de protección solar, por lo que deberás aplicar la fórmula que te vamos a dar tras haberte aplicado la debida protección. Recuerda renovar el filtro solar cada 2 horas, tras salir del agua y de igual forma, evita la exposición en las horas centrales del día.

Los rayos del sol nos ayudan a activar la piel, pero son muy perjudiciales a largo plazo para la misma si no tomamos unas precauciones básicas. El sol siempre pasa factura si no lo tomamos con el debido respeto, pudiendo ocasionar melanomas y cáncer de piel al cabo de los años.

Bronceador con aceite de oliva

Para realizarlo solo necesitarás 3 ingredientes y un vaso batidor. Con podrás apreciar, los ingredientes los tienes en casa y todo sigue la regla del 3.

Lava bien las zanahorias y si lo deseas, quítales la piel, aunque no es necesario. Córtalas en rodajas y añádelas al vaso de la batidora junto con las cucharadas de miel y las de AOVE. Aplica la máxima potencia hasta obtener una pasta homogénea y que no tenga grumos. Es muy interesante que el aceite de oliva sea virgen extra, ya que sus propiedades son sublimes. De igual forma, la miel puedes elegirla a tu gusto, no importa que sea de beso, eucalipto o azahar. Eso sí, si usas una miel no industrial la piel lo va a agradecer.

Introduce la mezcla en un tarro de cristal para conservarla, y puedes usarla varios días seguidos sin inconveniente. Cuidando siempre de guardarla en un lugar fresco y oscuro, nunca en el frigorífico. Aplícate la mezcla tras haberte puesto el filtro solar y que este se haya absorbido bien. Nunca te apliques nuestro bronceador casero sin ninguna protección previa. Cada vez que te pongas el filtro solar para renovarlo, cada 2 horas, puedes volver a ponerte el bronceador sin ningún peligro.

Tras varias aplicaciones verás como tu piel toma un precioso color tostado que ningún bronceador industrial podrá darte. ¿Ves cómo hacer un bronceador con aceite de oliva es una forma nueva de disfrutar del oro líquido?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *