¿Conoces los beneficios del aceite de oliva para tu piel?

Solemos pensar que el uso del aceite está destinado única y exclusivamente a los fogones, pero lo cierto es que sus beneficios y propiedades se extienden más allá de la elaboración de un mero plato.
Leer más

Tres tipos de tartares para tres tipos de persona

Uno de los platos estrella del momento, especialmente en los días más calurosos, es el conocido «tartar». Desde el más básico, hasta el más rocambolesco.
Leer más

¿Cómo cuidamos nuestros olivos en invierno?

De sobra es sabido que la recogida de las aceitunas se produce entre octubre y noviembre pero… ¿sabrías decirnos qué sucede con los olivos el resto del año, especialmente en épocas frías como el invierno? ¡Nosotros te lo contamos!

Para poder llevar a cabo una recogida fructífera, es necesario haber realizado previamente un especial cuidado del árbol. Es cierto que el olivo por sí solo es lo suficientemente fuerte como para resistir a condiciones climatológicas complicadas, pero eso no significa que debamos desmerecer su cuidado, especialmente en épocas frías y adversas como el invierno. Por ello, es importante tratar de mantener una equilibrada salud del olivo durante todo el año. Cuanto más sano esté, mayor será su resistencia y mejores serán sus frutos.

En OleoPalma lo sabemos bien, y por ello tratamos con sumo cuidado cada uno de nuestros olivos. Para ayudarte a entender mejor el proceso, te mostramos nuestras tres principales claves:

  1. El abono es uno de los aspectos más importantes para el correcto crecimiento, desarrollo y evolución de los olivos. Existen diferentes tipos, pero podría decirse que los abonos nitrogenados son los más comunes, pues aceleran el desarrollo y la actividad vegetativa del árbol. En este sentido, el análisis del suelo es fundamental para determinar las necesidades nutritivas de cada plantación y ver qué tipo de abono es el más conveniente.
  2. La poda resulta también clave en el proceso del cuidado del olivo, pues al podarlo se moldea y se dirige su estructura hacia donde uno quiere. Además, mediante la poda es posible también eliminar y limpiar las varetas que nacen fuera del árbol.
  3. Fumigación. Aunque no lo parezca debido a su robustez, lo cierto es que el olivo es un árbol bastante vulnerable a plagas: polillas, moscas… Por ello, si queremos que evolucione de forma sana, es importante llevar a cabo una correcta fumigación del mismo.

Hay otros muchos factores importantes, como el control del agua, la protección frente al frío… En este sentido, el cuidado de un árbol tan milenario como este es necesario en cualquier época del año, no solo en invierno. En OleoPalma lo tenemos muy en cuenta, y por ello tratamos de esforzarnos al máximo en su cuidado, con el objetivo de ofrecer a nuestros clientes la mejor calidad. ¡Échale un vistazo a nuestros productos y compruébalo!

¿Utilizas correctamente el aceite de oliva? Los errores más comunes en su uso

 Todos hacemos uso del aceite de oliva a la hora de cocinar pero… ¿lo estamos utilizando de la manera correcta? Quizá pienses que sí, pero lo cierto es que a veces cometemos errores incluso sin darnos cuenta. Para que no te pase a ti, te mostramos a continuación unos cuantos ejemplos de las cosas que se hacen, pero que NO se deben hacer:

  1. Comprar aceite en función del precio. Hay una opinión muy extendida sobre que todos los aceites son iguales y por ello vale más comprar el barato. Sin embargo, esto difiere mucho de la realidad. Ni todos los aceites son iguales, ni todos tienen la misma calidad. De hecho, los más baratos suelen ser aceites refinados que no aportan nada bueno a nuestra salud. Uno o dos euros más en la compra de aceite pueden aportarle a tu salud grandes beneficios. Créenos, merece la pena.

 

  1. Comprar AOVE pero no usarlo para cocinar. También existe la parte inversa. Aquellas personas que sí compran el aceite de oliva virgen extra, pero que en cambio deciden no utilizarlo para cocinar, sino más bien como aliño en ensaladas pensando que así dura más tiempo. Una vez más, se trata de un pensamiento erróneo. Cocinar con AOVE es mucho más sano que utilizar el de girasol o cualquier otro aceite refinado.

 

  1. Pensar que un tipo de aceite vale para todo. De la misma manera, también hay quien piensa que con un solo tipo de aceite se puede hacer cualquier tipo de plato, y es cierto a medias. Evidentemente podrías hacerlo, pero eso no quiere decir que el resultado vaya a ser bueno. Al igual que ocurre con el vino, existen distintos tipos de aceite destinados a una tipo de cocina determinada. Hace unas semanas publicamos un artículo muy interesante al respecto sobre las variedades del AOVE y los platos para los que están indicados. ¡No pierdas detalle!

 

  1. Comprar un aceite «suave» pensando que es menos calórico. Muchas veces pensamos que comprando la opción «light» –o en el caso de los aceites, la «suave»–, será mejor para nuestra salud al tener menos calorías, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que este tipo de aceites no son más que productos refinados mezclados con los restos del AOVE. Esa suavidad solo hace referencia a su grado de acidez. ¡Olvídate de los aceites de oliva que se venden como «suaves» y apuesta por la calidad del virgen extra!

 

  1. Dejar el aceite cerca del fuego. Este error es, quizá, el más común de todos. Muchos tienen la costumbre de pensar: «Como cada vez que voy a cocinar voy a utilizar aceite, mejor lo dejo cerca del fuego y así no tengo que andar moviéndome mucho cada vez que lo necesite». ¡Error, grave error! El aceite de oliva debe conservarse en lugares frescos y secos, lejos de sitios con excesivo calor; de lo contrario no solo perderá sus propiedades, sino que podría volverse hasta dañino. Deja a un lado la opción «cómoda» y apuesta por la opción «saludable».

¿Cometes alguno de estos errores? ¿Conoces alguno más? ¡Déjanos un comentario y te leeremos encantados!

 

almazara

¿Cómo se elabora el aceite de oliva en una almazara?

Estamos más que acostumbrados a comprar el aceite ya envasado y listo para su consumo pero… ¿alguna vez te has parado a pensar en todo el proceso que hay detrás?

¡Nosotros te lo explicamos! Leer más

salsas oleopalma

Tres salsas elaboradas con aceite de oliva

Quien piense que el aceite de oliva se utiliza solo para freír, se equivoca, ya que este exquisito alimento se puede consumir de muchas formas, ¡hasta como guarnición! Una de las maneras más ricas de su uso es utilizarlo como ingrediente en cualquier tipo de salsa porque, por si no lo sabías, muchas de las salsas que consumimos habitualmente están elaboradas con aceite de oliva.

¡Aquí tienes tres sabrosos ejemplos!

  1. Alioli: Esta apetitosa salsa es un complemento básico en nuestra dieta mediterránea. De hecho, estamos más que acostumbrados a verla en todo tipo de supermercados o en la carta de cualquier restaurante. La pregunta es: ¿alguna vez has intentado hacerla tú en casa? ¡Es muy sencilla! Tan solo necesitarás un poco de sal, aceite de oliva y ajo al gusto. Una vez tengas los ingredientes, tienes que picar los ajos mientras vas añadiendo el aceite de oliva poco a poco hasta crear esa ligera salsa de alioli. Eso sí, no olvides añadir la sal o la mezcla te quedará sosa. También hay quien apuesta por añadirle un huevo a la receta. Eso ya te lo dejamos a tu elección porque con o sin huevo, el alioli sigue estando igual de rico.

 

  1. Salsa de yogur. Siguiendo en la orillas del Mediterráneo, esta conocida salsa es típica de las cocinas griegas y turcas. Para elaborarla es necesario un yogur, medio diente de ajo, zumo de limón, pimienta negra molida, sal, aceite de oliva virgen extra y, como opción, un poco de menta o hierbabuena. Mezcla todos los ingredientes y… ¡voilà! Un consejo: si ves que te queda un poco espesa, añade agua. Conseguirás aligerarla un poco.

 

  1. Guacamole. Hay muchas formas de hacer esta gustosa salsa de aguacate. Algunos prefieren añadir tomate a la receta, otros se decantan por el chile… Nosotros preferimos la receta básica: un aguacate, limón, un poco de cilantro, sal, pimienta al gusto y, como no… ¡aceite de oliva! Para preparar el guacamole primero deberás triturar el aguacate junto con el cilantro, añadiendo un poco de agua. Después, tan solo tienes que agregar el resto de ingredientes a la mezcla hasta conseguir una homogénea pasta verde. Fácil, ¿verdad?

Ahora ya solo te queda animarte a prepararlas.  Y si quieres que tus recetas tengan la máxima calidad, date un paseo por nuestra tienda online y descubre nuestras variedades de aceites.

 

postres

Uso del aceite de oliva en postres

Todos los cocinillas y chefs amateur sabemos que el aceite es un ingrediente típico a la hora de elaborar cualquier receta, ¿pero sabías que también juega un papel fundamental en la repostería? Muchos tienden a utilizar la mantequilla en sus postres sin saber que el aceite de oliva no solo ofrece una textura mucho más delicada, sino que además es el doble de saludable.

Con una simple cucharada, puedes llegar a realzar de manera significativa los sabores del postre que estás elaborando. Algo que, seguro, tu paladar agradecerá. Y es que con el aceite, las posibilidades de innovar y hacer ricas recetas en repostería, se multiplican.

Aquí tienes tres ejemplos de postres en los que el aceite de oliva se vuelve imprescindible:

Brownies. ¡Olvídate de la mantequilla! Quien te diga que la mantequilla le da un gustoso toque a este postre, se equivoca. Los brownies ya de por sí cuentan con cantidades de azúcar un tanto elevadas como para encima añadir la grasa de la mantequilla. En cambio, si la sustituyes por el aceite de oliva virgen extra, no solo obtendrás un sabor más delicado, sino que además será mucho más sano.

Flan. Si a la receta original le incorporas el aceite de oliva virgen extra, probablemente obtendrás uno de los flanes más ricos y con la textura más suave que hayas probado nunca. Esta variedad en la receta procede del Sur y, sin duda, se convierte en un postre perfecto con el que presumir delante de tus amigos. Si, además, le añades un toque de anís, el resultado será de diez.

Magdalenas. Las magdalenas son otro clásico en cuya elaboración el aceite de oliva se vuelve esencial si lo que queremos conseguir es un resultado suave y refinado. Con esta rica elaboración, endulzarás todos tus desayunos. ¿A quién no le gustan unas buenas magdalenas caseras?

Ya lo sabes: empieza a experimentar con esta rica y saludable forma de hacer postres. Y si por lo que sea no estás seguro de que aceite utilizar, en nuestro catálogo tienes una gran variedad de tipos entre los que elegir. ¡No olvides contarnos qué tal te ha ido!

Historia y curiosidades del olivo

El Olivo: historia y curiosidades

Para encontrar las raíces históricas del olivo debemos viajar en el tiempo varios siglos atrás hasta las primeras civilizaciones del Mediterráneo y el Oriente Medio; zonas geográficas donde se comenzó a desarrollarse la cultura agrícola y el olivo se convirtió en uno de los cultivos principales.

Los primeros documentos sobre el olivo se remontan a 2500 años a.C. en Creta, los cuales muestran la importancia del aceite de oliva para la economía de la isla griega. No obstante, fueron los fenicios quienes expandieron el producto a través de sus rutas comerciales hasta llegar a la Península Ibérica y los romanos quienes mejoraron su cultivo en las diferentes colonias del imperio. Desde entonces, la explotación del olivo se ha aferrado a las tierras mediterráneas, convirtiéndose en un icono de su cultura y gastronomía.

En España, los árabes introdujeron importantes mejoras en el cultivo del olivar, plantando nuevas variedades y perfeccionando las técnicas de regadío. Tal fue su influencia que, hoy en día, aún se conservan muchos de sus vocablos relacionados con la olivicultura como almazara, acebuche o alperchín.

Sin embargo, actualmente el olivo ha cruzado las fronteras mediterráneas para asentarse en otros territorios como África, Asia y, por supuesto, América. De hecho, fue Cristóbal Colón quien llevó el aceite de oliva a este continente y a finales del siglo XVIII ya se comercializaba el aceite de oliva californiano.

Dentro de nuestras fronteras, el olivar está presente en trece comunidades autónomas siendo Andalucía, concretamente Jaén y las provincias de la cuenca alta del río Guadalquivir, el área geográfica con mayores explotaciones olivareras. Además, España es el país que cuenta con un mayor número de variedades de olivo, aquí se dan 37 de las 139 variedades fundamentales. Arbequina, picual, hojiblanca… son algunos de los olivos que se cultivan en nuestro país.

¿Quieres saber qué variedad utilizamos en OleoPalma para elaborar nuestros aceites de oliva virgen extra? Visita nuestra web y te enseñamos el proceso de elaboración de nuestros productos desde el fruto en rama hasta que llega a tu mesa.

Diferencias tipos Aceite de Oliva

Diferencias entre Aceite de Oliva, Oliva Virgen y Virgen Extra

No todos los aceites de oliva son lo mismo. Si siempre te entran dudas ante el lineal de tu supermercado y no sabes cuál elegir… ¡No te preocupes! En OleoPalma queremos ponértelo fácil y te explicamos de forma breve y sencilla las diferentes principales entre el aceite de oliva, oliva virgen y virgen extra.

Aunque nos referimos casi siempre al aceite de oliva de forma genérica, en realidad es muy importante distinguir entre éste y el aceite de oliva virgen y virgen extra (AOVE). Tal vez, parezcan simples variedades de un mismo producto, pero nada más lejos de la realidad. Los aceites de oliva virgen y virgen extra se obtienen mediante métodos de extracción mecánicos, sin usar el refinado. ¿Qué significa esto? No se utilizan procesos químicos para la elaboración del producto.

El aceite sin refinar es el más natural y sabroso, es al que llamamos Virgen.

Si la acidez es menor a 0,8 grados y no presenta defecto alguno, nos encontramos ante un aceite de oliva virgen extra. En cambio, si la acidez oscila entre los 0,8 y 2 grados y organolépticamente es inferior al primer aceite, se denomina aceite de oliva virgen. Ambos pueden comercializarse directamente y conservan las vitaminas y antioxidantes provenientes de las aceitunas.

Por último, el aceite de oliva se obtiene mezclando un porcentaje de aceite de oliva virgen (entre el 15 y el 20%) y aceite de oliva refinado, el cual se obtiene a través de procesos químicos a partir del aceite que no ha pasado las pruebas pertinentes en cuanto a aroma, sabor y acidez. Por supuesto, el aceite de oliva es de menor cantidad que los dos anteriores y contiene menos antioxidantes y vitaminas porque éstas se han perdido durante el refinado.

aceite-de-oliva-procesado

Ahora que ya hemos aclarado las diferentes entre los tres productos, solo nos queda decirte que en OleoPalma apostamos por la máxima calidad y, por eso, nuestros Adalid y OroPalma son aceites de oliva virgen extra de categoría superior, elaborados con la mejor aceituna y siguiendo técnicas respetuosas con el medio ambiente. ¿A qué esperas para probar uno de nuestros aceites?