analisis nutricional del AOVE

Análisis nutricional del AOVE: así es el oro líquido

El análisis nutricional del AOVE  deja claro algo que ya sabemos hace tiempo, el aceite de oliva virgen extra es una fuente de salud. Los estudios realizados en laboratorios han dejado claro que el consumo de esta grasa es totalmente beneficiosa, muy al contrario de lo que se pensaba hasta hace unos 30 años. Y no es para menos, porque el AOVE está cargado de compuestos procedentes del olivo y la aceituna que le confieren sus propiedades.

El uso del aceite de oliva virgen extra se extiende al comienzo de los tiempos; en el que el ser humano aprende a extraerlo de las aceitunas y utilizarlo tanto como combustible, como para usos medicinales. Posteriormente descubre sus cualidades como conservante y el uso alimentario. Buena prueba de ello es el garum, una salsa popularizada en el Imperio Romano y que tenía como base el aceite de oliva virgen extra.

Esto es lo que arroja el análisis nutricional del AOVE

100 gramos de AOVE contienen 14 gramos de grasas saturadas, 78 gramos de insaturadas y 8 gramos de poliinsaturadas. Un valor tan alto de ácidos grasos insaturados es una ventaja y quizás la principal virtud del AOVE. Tras años de creencia equivocada, esta grasa es beneficiosa para el organismo, tanto a nivel cardiaco como cerebral. Es un excelente protector ante los niveles altos de colesterol. En cuanto a la mente, la presencia de ácidos grasos insaturados permite que nuestro cerebro sea más resistente a sufrir demencia.

De igual forma, el aceite de oliva virgen extra posee un índice entre el 55 y el 85 % de ácido oleico, que también es un excelente protector del músculo cardíaco. Esta es la razón por la cual jamás el aceite de oliva ha de estar fuera de ningún tipo de dieta, siendo la base de nuestra alimentación. Todos conocemos las ventajas de nuestra dieta mediterránea.

Beneficios del aceite de oliva virgen extra

Existe una creencia equivocada sobre la capacidad calórica del aceite de oliva virgen extra. Esto es fruto de años de conocimiento inadecuado, pero aún siendo el aceite de oliva una grasa, su valor calórico no es demasiado destacado.Una cucharada de aceite de oliva virgen extra, suficiente para aliñar una porción de ensalada, contiene 119 calorías.

Otro de los elementos que componen el aceite de olivas son los polifenoles y las vitaminas. Entre los primeros destacan la oleuropeína y el oleocantal. El primero ayuda a nuestro cerebro a no deteriorarse, y el segundo actúa como antiinflamatorio. La oleuropeína es además responsable del sabor amargo y picante de algunas variedades de aceite;pero además es un polifenol presente en todas las variedades de olivo.

El tocoferol, o vitamina E, es liposoluble (se disuelve en aceite), y está presente de manera natural en el aceite de oliva virgen extra. Su ingesta es siempre una fuente de salud, ya que es un antioxidante natural y evita que las células se dañen debido a la liberación de radicales libres. Por eso no debe faltar el aceite de oliva virgen extra en nuestra dieta diaria ya sea en el desayuno, comida o merienda.

Así es el análisis nutricional del AOVE,  una carta de presentación de diversos compuestos químicos que solo tienen beneficios para nuestra salud. Haz que el aceite de oliva virgen extra nunca falte en tu mesa para ayudar a tu organismo a sentirse mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *