Entradas

conservar queso en AOVE

Las ventajas de conservar queso en AOVE

El queso y el aceite de oliva virgen extra son un matrimonio muy bien avenido. Simplemente por el hecho de ser sabores que combinan muy bien, y eligiendo un buen queso junto con un AOVE especial tendremos un producto único. El hecho de conservar queso en AOVE permite aprovechar lo mejor de ambos sabores. ¿Deseas saber las ventajas de hacerlo y cómo debes proceder a la hora de hacer esta deliciosa conserva? No pierdas detalle, te revelamos los secretos.

Por qué conservar queso en AOVE

Muchas veces nos encontramos con alguna cuña de queso abandonada en el frigorífico. Si ha pasado mucho tiempo y no se ha tapado correctamente, el queso se habría endurecido y solo tiene una salida aprovechable, rallarlo para usarlo en un pesto o para aderezar un plato de pasta. Sumergir queso en aceite de oliva virgen extra posibilita aprovecharlo sin temor a que se estropee. Además, si la variedad de AOVE es potente o se encuentra aromatizado con alguna hierba, estaremos proporcionando al queso mucho más sabor.

Conservar queso en AOVE es una buena idea si nos han regalado un queso de gran tamaño y no podemos consumirlo con rapidez. Prepararlo con aceite te hará poder disfrutar de él con mucha más calma. Solo tendrás que abrir el envase e ir sacando las porciones que vayas a consumir en ese momento. Una buena forma de apostar por el ahorro.

Podríamos decir que cualquier queso es susceptible de ser sumergido en AOVE,  a excepción de los cremosos, frescos o azules. Un queso curado de oveja o de cabra adquiere una dimensión especial cuando se combina con aceite. ¿Deseas conocer cómo preparar tu queso para que el AOVE le dé todo lo mejor?

Cómo conservar queso en AOVE sin posibilidad de fracasar

Necesitarás un envase de cristal con tapadera en el que quepan las porciones de queso. El AOVE puedes dejarlo a tu elección, aunque no cabe duda de que las mejores opciones las puedes encontrar aquí. En primer lugar has de porcina el queso y retirarle la corteza. Un cuchillo y algo de paciencia lo hará posible. Corta las porciones del queso a tu elección, en trozos o cuñas, o bien en láminas.

Ahora coloca el queso en el envase y comienza a cubrirlo con AOVE hasta que quede completamente sumergido. Tapa el envase y guárdalo en la despensa, en un lugar apartado de la luz y con una temperatura constante. Cuanto menos muevas el envase, mejor. Simplemente sácalo cuando desees consumirlo y vuélvelo a tapar si te ha sobrado. No es recomendable guardar el envase en el frigorífico, ni al aceite ni al queso le va a pasar nada, pero el AOVE se va a solidificar y tendrás que esperar para consumirlo.

Y ya sabes, cuando hayas acabado con el queso solo te queda filtrar el aceite y utilizarlo para aliñar una ensalada o para tus tostadas del desayuno o merienda. El AOVE sigue teniendo mucha vida tras haberse maridado con el lácteo.

Conservar queso en AOVE es una experiencia que debes probar, siendo herencia de los pastores y de las casas solariegas, en las cuales se usaba la imaginación para preservar los alimentos.

 

recetas de bizcochos con AOVE

2 deliciosas recetas de bizcochos con AOVE

Los desayunos y meriendas toman sentido cuando hay algún elemento casero. Por eso te damos unas ideas para que elabores 2 recetas de bizcochos con AOVE. Son recetas sencillas de elaborar, que aportan todo el sabor de sus ingredientes junto con el del AOVE. Además llenarán tu mesa de un aroma inconfundible. ¿Hay alguien capaz de resistirse al olor de un bizcocho recién horneado?

Prueba estas 2 recetas de bizcochos con AOVE

Bizcocho natural

Un clásico que nunca falla, ya que la medida que se utiliza es la de un vaso de yogurt. Vas a necesitar esto ingredientes:

  • 1 vaso de yogurt natural.
  • 3 medidas de harina de repostería.
  • 2 medidas de azúcar blanca.
  • 1 medida de AOVE.
  • 3 huevos grandes.
  • 1 sobre de levadura.
  • 1 poco de sal.

Elaboración

Toma un molde y úntalo de mantequilla, además habrás precalentado el horno a 200 grados. En un bol grande echa los huevos, el azúcar y la sal, bate a mano vigorosamente o con batidora de varillas. Añade el AOVE y el yogurt y sigue batiendo. Una vez que la masa sea homogénea, incorpora la harina y la levadura, batiendo hasta que no haya grumos. Vierte la masa en el molde y ponlo a cocer, bajando la temperatura a 180 grados. Deberás hornear aproximadamente por unos 40 minutos o cuando veas que el exterior está dorado. Apaga el horno y déjalo 10 minutos más. Sácalo y desmóldalo a la media hora, cuando el molde se haya enfriado.

Tip: puedes cambiar el yogur natural por uno de sabor o incluso un yogur griego. Unas gotas de esencia de vainilla te dará un delicioso bizcocho que hará moverse de la cama al más remolón.

Bizcocho de naranja y AOVE

Aunque el verano no sea época de naranjas, sí que puedes encontrarlas provenientes de otras zonas del mundo, como Sudáfrica o Argentina. Los ingredientes son los que siguen:

  • 160 gramos de harina.
  • 1/2 sobre de levadura.
  • 1 taza de AOVE
  • 1/2 taza de zumo de naranja.
  • 3 huevos.
  • La ralladura de la naranja anterior
  • 3/4 de taza de azúcar.

Elaboración

Toma un molde y úntalo de mantequilla o aceite, seguido pon a calentar el horno a 180 grados. Mezcla la harina y la levadura en un bol y reserva. Aparte, exprime el zumo de naranja y agrega el AOVE, agitando hasta que se mezclen. En otro bol añade los huevos y el azúcar y bate bien hasta obtener una pasta homogénea. Agrega la ralladura de naranja y un poco de la harina con la levadura que habías reservado. Añade un poco de la mezcla de aceite y zumo y mezcla. Así hasta que te quedes sin ingredientes. Se hace de esta manera para que la mezcla quede bien. Vierte la masa en un molde y hornea durante 30 minutos. Saca, deja enfriar 15 minutos y desmolda. Decora con azúcar glas y ralladura de naranja. Si lo deseas, un toque de canela también le vendría bien.

Estas 2 recetas de bizcochos con AOVE son un lujo y se preparan en muy poco tiempo. No necesitas experiencia en la cocina, solo un poco de paciencia y ponerle mucho amor. Además, con AOVE todo sabe mucho mejor.

 

variedades olivo

Variedades de olivo dominantes en nuestro país

El olivo es un árbol milenario que tiene una presencia importante en la península. De hecho, el olivo más antiguo de nuestro país se encuentra en la provincia de Tarragona, y tiene una antigüedad estimada de 1700 años. Las diferentes variedades de olivo que encontramos en cualquier rincón de nuestra geografía corresponden hasta 30 gradaciones diferentes del mismo árbol. Cada uno de ellos produce un aceite con unas características concretas. ¿Deseas conocer las diferentes variedades de este árbol? Acompáñanos a un viaje botánico sin salir de casa.

Estas son las principales variedades de olivo en España

Olivo picual

Se podría decir que la práctica totalidad de los olivos de Jaen son de esta variedad, y es la especie predominante en España. Es un olivo bastante sensible, pero que tiene a su favor aprovechar la fotosíntesis como ningún otro. El aceite que sale de sus frutos se caracteriza por un sabor ligeramente picante y que raspa. Es un árbol que produce un rendimiento muy elevado.

Olivo cornicabra

270.000 hectáreas son las que ocupan esta variedad de olivo, que es originaria de la localidad toledana de Mora. Se extiende por el centro peninsular y Extremadura. Está muy adaptado a terrenos secos e irregulares. Su nombre proviene de la característica forma de su fruto. Es un árbol de cosecha tardía y de producción irregular, pero que proporciona un aceite con un sabor excelente y muy utilizado en cocina.

Olivo verdial

Estas son las principales variedades de olivo que encontramos en nuestro país. Cada una de ellas predomina dentro de una zona concreta, pero esa es la verdadera riqueza de este árbol. Los aceites que se producen de sus frutos están plagados de matices que lo hacen único, y que pueden emplearse de diferentes maneras.

Olivo hojiblanca

Habitual de Andalucía en los lugares en los que no se da el olivo picual, por ejemplo Córdoba o Málaga. Produce un excelente aceite de oliva pero la aceituna de mesa es la reina de esta variedad. Tiene una carne muy firme y en abundancia, por lo que resulta un aperitivo ideal en cualquier ocasión.

Olivo blanqueta

Es la variedad dominante en la provincia de Valencia. Toma su nombre del color de la aceituna cuando está madura, que se torna blanquecino. Es un olivo resistente al frío, pero no soporta bien las heladas. Sin embargo, crece bien en suelos complicados y áridos, proporcionando un rendimiento excelente por cada árbol. Su aceite es también muy apreciado.

Éstas son las variedades de olivo más habituales en nuestro país. Eso no quita que también se vayan introduciendo otras provenientes de países Olivareros, como son Grecia, Italia o Túnez. Pero no cabe duda de que el mejor aceite del mundo se encuentra en nuestras tierras, es un legado histórico que debemos seguir protegiendo y empleando a diario en nuestra gastronomía. Esta ha adquirido fama mundial gracias a los beneficios que aporta el aceite de oliva a la salud y a su excelente composición nutricional. Una dieta equilibrada ha de tener su dosis diaria de aceite de oliva.

 

 

AOVE para curar heridas

¿Puedo usar el AOVE para curar heridas?

El aceite de oliva solamente posee propiedades beneficiosas, ya no solo a la hora de consumirlo, sino como uso tópico. ¿Puede usarse el AOVE para curar heridas? A decir verdad, históricamente se ha utilizado el aceite para ayudar a nuestra piel. Pero lo que quizás no sepas es que este hecho ya está avalado de manera científica mediante varios estudios en universidades españolas y extranjeras.

Sí, el AOVE ayuda a curar heridas

Deseamos hacer una puntualización, en caso de que te hayas lastimado o producido una herida en la piel, quien primero debe valorar su alcance es un profesional de la salud. No te apliques aceite de oliva ni ningún otro producto sobre heridas que se encuentran abiertas o que estén recibiendo un tratamiento medico. Hecha esta salvedad, sabemos que muchas personas aplican aceite en la piel para que esta la vaya absorbiendo y se hidrate. Sin embargo, no solo mediante su aplicación en la piel tiene beneficios. El AOVE esconde muchas sorpresas de las cuales nos podemos beneficiar.

Estudios sobre los beneficios del AOVE para curar heridas

Un estudio publicado en el año 2015, vino a ratificar un hecho. El AOVE ayuda en el proceso de cicatrización de las heridas producidas en pacientes quemados. Este estudio observó como pacientes ingresados en hospitales por quemaduras mejoraban su proceso de curación si se incorporada AOVE en su dieta diaria. Es decir, el aceite es capaz de acelerar la cicatrización si se consume, no solo como uso tópico. Sorprendentemente, estos pacientes, que estaban hospitalizados, se curaron más rápido y cicatrizaban sus heridas a una mayor velocidad. El estudio se realizó en los Estados Unidos, por lo que ya tienes una razón más para consumir nuestros productos. Esto además puede verse facilitado por la disminución de aranceles a la importación del aceite de oliva español.

Pero este hecho se ha visto avalado por un estudio realizado en la Universidad de Jaén. El AOVE posee un compuesto denominado escualeno, que interviene en proceso de cicatrización de las heridas. Este estudio fue publicado en 2018 en la revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. Pone de manifiesto que el uso del aceite de oliva, ya sea ingerido o aplicado en las heridas durante el proceso de cicatrización, hace que sanen de forma más rápida. Además, el proceso inflamatorio se ve reducido en la mayoría de los casos; lo que pone de manifiesto que el aceite de oliva virgen extra es una fuente natural de salud.

Oro líquido curativo

El uso del aceite de oliva para mejorar nuestra salud es algo tan antiguo como el propio oro líquido. Ha sido utilizado históricamente en el tratamiento de lesiones, de hecho los gladiadores romanos se ungían en él tras los combates. El médico griego Hipócrates, que vivió en el siglo IV aC, recomendaba no solo el aceite para la piel o el pelo, sino para los malestares intestinales, aplicándolo en forma de enema.

Así que, tal y como pensabas, el AOVE tiene un buen efecto a la hora de curar heridas.  Así que cuando pienses que el aceite de oliva virgen extra tiene un precio elevado, haz una reflexión sobre todas las propiedades beneficiosas que este producto posee.

 

 

 

 

AOVE diabetes

¿Ayuda el AOVE en la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica padecida por casi 5 millones de personas en España, según datos de la Sociedad Europea de Diabetes. Y no cabe duda de que la alimentación juega un papel fundamental en la prevención de algunas enfermedades. Comer sano, evitando el abuso de alimentos precocinados, y combinando la dieta con ejercicio moderado, es una buena ayuda para mantener la salud. ¿Puede el consumo de AOVE ser una barrera ante la diabetes? Te lo contamos todo en este artículo.

El AOVE y la diabetes

A pesar de tratarse de una grasa, el AOVE solamente reporta beneficios a nuestro organismo. Su principal elemento, el ácido oléico, es capaz de regular los niveles de colesterol, además de ser un potente antioxidante. Por esa razón, el consumo de aceite de oliva virgen extra está plenamente recomendado en cualquier dieta. Su composición nutricional es una muestra de su verdadero interés para nuestro organismo.

La diabetes, intolerancia a la glucosa basal, podría suponerse un problema a la hora de consumir AOVE. De hecho, los diabéticos han de controlar de forma severa su alimentación. Uno de los problemas asociados a la diabetes son los inconvenientes cardiovasculares, un asunto que los diabéticos han de cuidar al extremo. Pero hay una gran noticia por la cual los diabéticos están de enhorabuena. Científicos de la Universidad de Málaga, trabajando conjuntamente con el Instituto de Investigación Biomédica de esa capital (IBIMA); junto con expertos del Instituto de la Grasa (CSIC), han llegado a una conclusión: el hidroxitirosol, un compuesto polifenólico presente en el AOVE, es capaz de reducir notablemente los efectos de la diabetes en el sistema cardiovascular.

Cómo aprovecharse de las propiedades del hidroxitirosol

Si tu problema es la diabetes, puedes utilizar el AOVE para tratar de mitigar los síntomas asociados a esta enfermedad, que de manera notable se manifiestan en el sistema cardiovascular. Los expertos recomiendan la ingesta de 3 cucharadas soperas en crudo de AOVE cada día. Esta medida es la cantidad recomendada de aceite diaria, y debe tomarse incluso estando sanos. Los beneficios tienen efecto en el cuerpo si somos constantes, y si no padeces diabetes, reforzarás tu sistema cardiovascular. Si sufres de la enfermedad, podrás beneficiarte y notar una mejoría.

Una buena alimentación nos permite sentirnos mejor, por lo que es el momento de incorporar el AOVE en tu dieta. Desde el aderezo de una ensalada, que toma un nuevo cuerpo, a utilizarlo en las frituras. El AOVE solo proporciona alegrías en la cocina, además de beneficios en nuestra dieta. En caso de dudas, lo mejor es consultar con el médico especialista, que junto con el nutricionista son quienes nos darán las pautas para utilizar el AOVE adecuadamente.

Tenemos mucha suerte de poseer una gran variedad de AOVE, ya que su ayuda en la diabetes y sus síntomas ha quedado demostrada por los científicos. Por esa razón, debes entender que la inversión realizada en AOVE siempre viene devuelta con más beneficios. Siempre merece la pena consumir productos de calidad contrastada como la que producen nuestros olivos.

analisis nutricional del AOVE

Análisis nutricional del AOVE: así es el oro líquido

El análisis nutricional del AOVE  deja claro algo que ya sabemos hace tiempo, el aceite de oliva virgen extra es una fuente de salud. Los estudios realizados en laboratorios han dejado claro que el consumo de esta grasa es totalmente beneficiosa, muy al contrario de lo que se pensaba hasta hace unos 30 años. Y no es para menos, porque el AOVE está cargado de compuestos procedentes del olivo y la aceituna que le confieren sus propiedades.

El uso del aceite de oliva virgen extra se extiende al comienzo de los tiempos; en el que el ser humano aprende a extraerlo de las aceitunas y utilizarlo tanto como combustible, como para usos medicinales. Posteriormente descubre sus cualidades como conservante y el uso alimentario. Buena prueba de ello es el garum, una salsa popularizada en el Imperio Romano y que tenía como base el aceite de oliva virgen extra.

Esto es lo que arroja el análisis nutricional del AOVE

100 gramos de AOVE contienen 14 gramos de grasas saturadas, 78 gramos de insaturadas y 8 gramos de poliinsaturadas. Un valor tan alto de ácidos grasos insaturados es una ventaja y quizás la principal virtud del AOVE. Tras años de creencia equivocada, esta grasa es beneficiosa para el organismo, tanto a nivel cardiaco como cerebral. Es un excelente protector ante los niveles altos de colesterol. En cuanto a la mente, la presencia de ácidos grasos insaturados permite que nuestro cerebro sea más resistente a sufrir demencia.

De igual forma, el aceite de oliva virgen extra posee un índice entre el 55 y el 85 % de ácido oleico, que también es un excelente protector del músculo cardíaco. Esta es la razón por la cual jamás el aceite de oliva ha de estar fuera de ningún tipo de dieta, siendo la base de nuestra alimentación. Todos conocemos las ventajas de nuestra dieta mediterránea.

Beneficios del aceite de oliva virgen extra

Existe una creencia equivocada sobre la capacidad calórica del aceite de oliva virgen extra. Esto es fruto de años de conocimiento inadecuado, pero aún siendo el aceite de oliva una grasa, su valor calórico no es demasiado destacado.Una cucharada de aceite de oliva virgen extra, suficiente para aliñar una porción de ensalada, contiene 119 calorías.

Otro de los elementos que componen el aceite de olivas son los polifenoles y las vitaminas. Entre los primeros destacan la oleuropeína y el oleocantal. El primero ayuda a nuestro cerebro a no deteriorarse, y el segundo actúa como antiinflamatorio. La oleuropeína es además responsable del sabor amargo y picante de algunas variedades de aceite;pero además es un polifenol presente en todas las variedades de olivo.

El tocoferol, o vitamina E, es liposoluble (se disuelve en aceite), y está presente de manera natural en el aceite de oliva virgen extra. Su ingesta es siempre una fuente de salud, ya que es un antioxidante natural y evita que las células se dañen debido a la liberación de radicales libres. Por eso no debe faltar el aceite de oliva virgen extra en nuestra dieta diaria ya sea en el desayuno, comida o merienda.

Así es el análisis nutricional del AOVE,  una carta de presentación de diversos compuestos químicos que solo tienen beneficios para nuestra salud. Haz que el aceite de oliva virgen extra nunca falte en tu mesa para ayudar a tu organismo a sentirse mejor.

mejora de la calidad del aceitemejora calidad aceite

Cómo ha mejorado la industria la calidad del aceite

La producción del aceite de oliva presume hoy en día de ser limpia y cada vez con menor impacto sobre el medio ambiente. Afortunadamente, los procesos industriales asociados al aceite de oliva han conseguido producir un líquido de una excelente calidad con una huella cada vez más pequeña. Por ejemplo, el alpechín, o residuo resultante de la molienda de las aceitunas y gran generador de contaminación, tiene visos de tener un uso ecológico. Veamos cómo la mejora de la calidad del aceite está asociada a los procesos industriales.

La mejora en la calidad del aceite, un reto

Es en el año 1990 cuando de la mano del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se pone en marcha el Programa de Mejora de la Calidad de la Producción de Aceite de Oliva y de Aceitunas de MesaEl enorme peso específico del olivar español estaba demandando producir un producto que, aunque ya de por sí era excelente, tenía todavía margen de mejora. Y no solo se pretendía mejorarlo, sino de limitar el impacto de su producción en la naturaleza.

La mejora de la calidad del aceite comienza en el propio árbol del olivo. Una plaga que afecta a la producción es la de la denominada mosca del olivo o Bactrocera oleae. Este insecto, un díptero, ataca el fruto del olivo produciendo daños en su calidad y cantidad de producción. Actualmente, se tratan de controlar estas plagas mediante sistemas que no son dañinos con el entorno y que no tienen efecto negativo sobre el olivar. Como resultado, se garantiza que la aceituna que llega a las almazaras está en un estado óptimo, cosa que anteriormente no ocurría. La producción de antaño, aunque artesana, tenía algunas deficiencias.

Por otro lado, se han mejorado las condiciones en los cultivos, categorizando los diferentes tipos de olivos y las aceitunas que proporcionan. Gracias a ello, no existen mezclas entres diferentes variedades y se consigue producir aceite de una variedad concreta, potenciando su sabor. Esta categorización da como resultado que se puedan aplicar técnicas concretas de cultivo y tratamiento para cada variedad particular de olivo.

Evolución de los procesos

Las almazaras consiguieron saber cuáles eran sus puntos críticos gracias al análisis sobre cómo se realizaban estos procesos. Que algo llevase haciendo toda la vida igual no tenía por qué ser sinónimo de que se estuviera haciendo correctamente. Buena prueba de ello era, tal y como hemos comentado, el tratamiento del alpechín, un producto muy contaminante. Actualmente, la industria del aceite es amigable con el medio ambiente y consume menos recursos que hace años.

La entrada de los catadores, con el fin de categorizar sus características organolépticas, ha supuesto un impulso a la producción el aceite de oliva. Además, la implantación en los laboratorios asociados a esta industria de la norma ISO 17025, hace que se analicen de manera uniforme las cualidades del aceite de oliva. Algo tan aséptico como un laboratorio, tiene mucho que ver con la producción industrial y con garantías del aceite.

Finalmente, no hay mejora de la calidad del aceite sin la investigación. Esta ha de ser global, aunque orientada tanto a los cultivos, como a la transformación y producción y al medio ambiente. Afortunadamente, las empresas del sector siguen todos los procesos para que así sea y lo que llegue a nuestras mesas, sea un producto de alta calidad con el menor impacto posible.

 

color del aceite

El color del aceite, así nos habla de cómo es

Pasar por la estantería de un supermercado y ver las tonalidades y el color del aceite es todo un espectáculo. La gama de intensidades que posee el oro líquido nos puede hablar desde el tiempo que ha pasado desde el cosechado hasta del tipo de aceituna de la cual procede. Porque aunque no todos los aceites de oliva son iguales, todos tienen en común una característica: un color oscilante entre el verde oscuro y el dorado. 

¿Que determina el color del aceite de oliva?

Popularmente se cree que el color del aceite será el que determine la calidad del mismo. Esto es un error, ya que no tiene nada que ver. Una muestra de ello es que en las catas de AOVE, se utilizan unas copas de cristal de un color azul oscuro o incluso granate, que desvirtúa la visión del líquido. Un AOVE posee calidad por sus propiedades, nunca por su tonalidad.

Lo que da lugar al color en el aceite de oliva son factores como:

  • El tipo y variedad de aceituna.
  • Momento de envasado.
  • Presencia de pigmentos.
  • Filtrado.

Por tanto, a la hora de ver un aceite podemos sacar algunas conclusiones sobre él dependiendo del color que podamos apreciar. Por ejemplo, si vemos un aceite de color verde intenso nos dará una pista sobre el grado de maduración de la aceituna. Probablemente se trate de una variedad picual que ha sido cosechada tempranamente.

Variedad y maduración del fruto, dos elementos que determinan el color del aceite

Si el color es algo más dorado, estaremos ante una aceituna de otra variedad y que ha madurado más tiempo. Porque a medida que el fruto pasa más días en el árbol, la intensidad del aceite va cambiando del verde al dorado. Y tiene una explicación simple, la aceituna es un producto vegetal cargado de clorofila. Con el paso del tiempo, esta se va degradando y por ende, dejando paso a unos tonos diferentes más amarillentos.

Mención aparte posee el filtrado. Mediante este proceso se eliminan las impurezas que el aceite pueda llevar. Pasando de un color turbio en el que no ha sido filtrado, al más vivo y brillante del que sí se ha sometido a él. Por tanto, la calidad del aceite no viene determinada por su color jamás. Un aceite turbio habla de ausencia de filtrado, no falta de calidad.

En el proceso de envasado el aceite puede llegar a variar algo de color. Sabemos que el oxígeno provoca cambios en los alimentos. A medida que el gas reacciona con el aceite, este sufre cambios. Si en la almazara los tanques de almacenamiento dejan una capa de aire por encima, este influirá en el color final del producto, pero no lo hará en su calidad.

Cómo conservar el aceite de oliva

El aceite de oliva se presenta en formatos diferentes, desde garrafa PET a la botella de cristal. Incluso hay fabricantes que lo siguen vendiendo en lata. Sea como sea, siempre hemos de guardar el aceite en un lugar fresco y oscuro. La oscuridad es una gran aliada a la hora de conservar el aceite; ya que la luz hace reaccionar al líquido y hará que cambie su pigmentación desde un tono verdoso a otro más amarillo. Conservemos el aceite siempre en oscuridad, o en su defecto, en recipientes opacos.

Así que no hagas más cábalas sobre la calidad de este producto ni sus mitos, ya que el color del aceite no es una muestra de lo bueno que es, sino de otros factores como la maduración, el envasado o grado de filtrado al que ha sido sometido.

crema de chocolate con AOVE

Aprende a hacer crema de chocolate con AOVE

Existe una tendencia cada vez más generalizada a comer bien e invertir en salud. Sin embargo, es algo que cuesta hacer con los más pequeños, a los que hay que inculcar los valores de la comida saludable. Aunque ya propusimos un artículo sobre meriendas saludables con AOVE, hoy vamos a descubrir una receta deliciosa que les encantará. Se trata de hacer crema de chocolate con AOVE. Una vez que la prueben ya no querrán la del supermercado. ¡Toma nota que comenzamos!

¿Qué lleva la crema de chocolate con AOVE?

Esta receta toma como grasa principal el AOVE, una auténtica fuente de salud y que no posee las connotaciones negativas de otras grasas vegetales. Aceites como el de palma, los de semillas o la propia manteca de cerdo no son los más recomendados. Su ingesta puede provocar altos niveles de colesterol a largo plazo, al igual que obesidad o enfermedades cardiovasculares. Es mejor evitarlos y utilizar nuestro oro líquido.

Nuestra propuesta toma como base el aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad arbequina, que tiene toques afrutados y almendrados, además de ser muy suave. En todo caso, puedes elegir cualquier otro AOVE que desees. Además del aceite vas a necesitar:

  • Avellanas o almendras tostadas sin sal.
  • Una ramita de vainilla.
  • Cacao en polvo.
  • Un poco de azúcar.
  • Un pellizco de sal.

La elaboración es muy sencilla y las cantidades no se especifican porque dependen de los gustos y de la textura que deseemos conseguir. Pero estamos convencidos que te encantarán prepararla y tenerla siempre lista para que tus hijos tengan unas meriendas más saludables.

Elaboración

Toma el vaso batidor y agrega un puñado de avellanas o almendras. Si lo deseas, puedes sustituirlas por nueces, anacardos, nueces de macadamia o las de Brasil. La única condición es que los frutos secos no estén salados. Dale unas pasadas de batidora hasta obtener una textura lo más fina posible.

Una vez que lo hayas conseguido, agrega un hilo de AOVE y comienza a batir de nuevo, tal y como cuando elaboras mayonesa. Debe quedar una pasta homogénea, con una textura ligera.  No te preocupes por la cantidad de aceite, porque puedes rectificar en cualquier momento. Resérvalo y raspa con un cuchillo pequeño el interior de la vaina de vainilla. Obtendrás una pulpa que añadirás a la mezcla.

Llega el momento esperado, añade el cacao en polvo y una cucharada de azúcar. Sigue batiendo y ve corrigiendo de textura, añadiendo más cacao o aceite en el caso necesario. Agrega un pellizco de sal y si el cuerpo pide un toque distinto, puedes añadir un poco de canela. En cuanto tengas la textura que desea, la de una crema que se pueda untar, vierte con la ayuda de una lengua de repostería la crema en un frasco.

Esta crema puede aguantar perfectamente un par de días en la despensa, en un lugar fresco y en el que no reciba luz. Pero pasado ese tiempo es recomendable guardarla en el frigorífico. Así que antes de consumirla de nuevo, sácala con antelación para que se unte bien. Tu crema de chocolate con AOVE llegará a tu cocina para no salir jamás.

 

chefs AOVE

Por qué los chefs prefieren el AOVE como materia prima

Decía el dramaturgo y pensador irlandés Bernard Shaw que “no hay amor más verdadero que el amor por la comida” y no faltaba a la verdad en esta afirmación. Y si hay algo que los chefs y cocineros aman, además de eso propio trabajo, es hacerlo con materias primas de calidad. Sacar partido a los productos para que los sabores provoquen sensaciones es el objetivo de los maestros de los fogones. Y además de ello, el uso de AOVE por parte de los chefs les permite cocinar con un amplio abanico de posibilidades. A sabiendas que emplean el mejor tesoro de nuestra gastronomía.

Los chefs y el uso del AOVE

Cocineros tan mediáticos como Alberto Chicote hacen del AOVE toda una declaración de principios, basta con ver su perfil en Twitter para saberlo. El mejor producto de las olivas es la base de una cocina de calidad, llena de sabor y propiedades. Prácticamente no hay chef en España que no utilice el aceite de Oliva Virgen Extra para cocinar. Razones no faltan, pero las hemos descrito para que puedas apreciarlas.

Las razones de los chefs para usar AOVE

  • Es una buena inversión: el AOVE es el aceite que tiene un precio mayor; pero no cabe duda de que este hecho es prácticamente irrelevante si se quiere conseguir una cocina de altura. La diferencia con el aceite de oliva no es tan grande en cuanto a precio. Apostar por el AOVE queda compensado en el resultado final.
  • Proporcionamos la mejor calidad: si bien en nuestro país tenemos el mejor aceite del mundo, el AOVE es el punto diferenciador. Sobre todo cuando interviene en elaboraciones en las que el aceite no se cocina. Por ejemplo, el aliño de una ensalada, sobre unas tostadas con tomate, en un gazpacho andaluz o como potenciador de sabor del queso manchego.
  • Es una apuesta por los productores nacionales: las almazaras se esfuerzan para que este producto tenga una gran proyección. Si los chefs lo emplean y realizan una labor divulgativa de este producto, es más probable que el consumidor local lo adquiera para propio consumo. Cuando estamos comprando AOVE, estamos apoyando nuestra agricultura.
  • Beneficios para la salud: no hay producto más saludable que el AOVE. Es rico en ácidos grasos insaturados, además de Omega-3, un protector de nuestro corazón. Además, contiene vitamina E, un antioxidante muy potente.  Multitud de estudios científicos avalan que el AOVE es una fuente natural de salud.
  • Es el más adecuado para las frituras: posee una alta resistencia a las altas temperaturas que se emplean al freír. Por tanto, se puede utilizar varias veces. Comparando el AOVE con otros aceites como el de girasol o palma; el AOVE se degrada mucho más tarde y tiene un grado de humeo mucho más alto.

Por todas estas razones, los chefs usan AOVE a diario. La clara apuesta por una cocina cargada de raíces, por la esencia de un producto elaborado solo con medios mecánicos y que proporciona un sabor excelente; son razones de peso para que el AOVE siga siendo la punta de lanza de la gastronomía española.