variedades de olivo según el clima

Variedades de olivo según el clima

España es un país con una geografía muy peculiar. Desde grandes cordilleras montañosas a mesetas pasando por campos de cultivo. En ellos, los olivos ocupan grandes extensiones de terreno. De hecho, en la provincia de Jaén hay nada menos que 66 millones de árboles de esta especie. Pero en no todo el territorio existen las mismas variedades, estas vienen determinadas por el tiempo meteorológico. Vamos a conocer un poco más sobre las variedades de olivo según el clima. Te invitamos a que nos acompañes por un recorrido peninsular que resulta interesante.

El olivo: este es su clima favorito

El olivo es un árbol mediterráneo. Razón por la cual todos los países que rodean este mar cuentan con buenas plantaciones de olivos. Desde España a Grecia pasando por Italia y finalizando en Oriente Medio. Esto quiere decir que se trata de un tipo de árbol que va a darse bien en zonas en los que el clima mediterráneo es el predominante. Las variedades de olivo según el clima se caracterizan por los inviernos no muy severos, veranos cálidos y secos y primavera y otoño con agua. A medida que nos vamos alejando de esta zona de influencia, las posibilidades de éxito del olivar se reducen, quedando con una productividad baja y que no ofrece el mejor rendimiento. Un frío severo y con heladas por debajo de -5 grados es fatal para los olivos.

Todo ello lleva a entender por qué se producen buenos aceites en toda la zona de influencia del clima mediterráneo y por qué es muy difícil encontrar explotaciones que resulten exitosas en otros lugares como la meseta castellana. Años de cultivo han ido dando una manera de producir que trate de proporcionar los máximos beneficios. El olivo es un carbol resistente y fuerte, capaz de vivir más de 2.000 años. Sin embargo, el frío es su gran talón de Aquiles.

Variedades de olivo según el clima en España

Hay 400 variedades de olivo, pero por zonas climáticas, estas son las más habituales.

  • Zona central de la península: Cornicabra, Alfafara, de Hellín y Castellana.
  • Extremadura: Morisca.
  • Cataluña: Arbequina
  • Comunidad Valenciana y Murcia: Villalonga, Changlot Real y Blanqueta.
  • Andalucía oriental: Picual
  • Andalucía occidental: Hojiblanca
  • Valle del Ebro: Empeltre.
  • Baleares: Arbequina.

Todo esto sin contar que nuestra geografía tiene variedades locales y autóctonas que funcionan muy bien en sus lugares de origen, pero que no han salido más allá de esas fronteras. Esto da como resultado que nos encontremos con una adversidad de aceites muy amplia, todos con unas características únicas. Hacer un recorrido por las explotaciones aceiteras de nuestro país es descubrir nuestra gran riqueza. También supone dar fe de por qué España es el principal productor de aceite de oliva del mundo. Solo la provincia de Jaén produce más cantidad que 3 países juntos, Italia, Grecia y Túnez.

Por otro lado, el olivo requiere una serie de cuidados especiales, como una buena poda antes de la cosecha, así como tratamientos fitosanitarios y el aporte de agua suficiente en caso de sequía. Por lo demás, las diferentes variedades de olivo según el clima permiten explotar al máximo sus posibilidades de producción y rendimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *