¿El aceite de girasol es malo o bueno para la salud?

,
aceite de girasol

El aceite de girasol es una de las grasas más consumidas del mundo y la de mayor éxito en España detrás del aceite de oliva. Sobre este aceite hay una gran cantidad de mitos, todos de ellos infundados. Vamos a arrojar luz sobre el aceite de girasol y todo lo que debes saber obre él.

¿Qué tipos de aceite de girasol hay?

En España se comercializan 3 tipos de aceite de girasol, su diferencia destaca en la cantidad de ácido oleico.
Refinado: su proporción en ácido oleico es del 60%
Virgen: está enriquecido con vitamina E y su proporción de ácido oleico oscila entre más del 60% y menos del 80%
Alto oleico: cuenta con más de un 80% de ácido oleico.

¿Cuál es la diferencia entre ácido oleico y linoleico?

El primero es un ácido graso monoinsaturado de la familia de los ácidos grasos omega 9, mientras que el linoleico es procedente de la familia de los omega 6. Ambos tienen un fuerte carácter energético, ya que proporcionan más kcal que las proteínas.

¿Aceite de girasol, de donde viene?

El girasol es una planta originaria del sur de Norteamérica y de la zona septentrional de México. En un principio, tras su llegada a Europa, la planta tenía un carácter ornamental, pero fueron los rusos los que comenzaron a utilizarla para aprovechar su tesoro, las semillas, y extraer el aceite. De hecho, tras diversas mutaciones volvió a Estados Unidos y comenzó también en ese lugar su explotación. Se planta en primavera y se cosecha al finalizar el verano, pero encontramos aceite de girasol durante todo el año, no es un producto estacional.

Países productores de aceite de girasol

El principal exportador de este aceite es Ucrania, razón por la cual habrás notado un incremento de precios en los supermercados. Le siguen Rusia, Argentina, Turquía, Francia y Hungría. España es el séptimo productor mundial de aceite de girasol, y sus campos de girasoles e industria se concentran en Andalucía.

Propiedades y beneficios del aceite de girasol

El aceite de girasol es ideal en muchas elaboraciones, como es el caso de la mayonesa. También, es ideal para las frituras, ya que soporta bien las altas temperaturas y su precio es inferior al AOVE. Entre sus beneficios encontramos ser un poderoso antioxidante, además, el aceite de girasol es bajo en calorías con respecto al de oliva. Gracias al contenido en ácido linoleico, protege al corazón de las enfermedades cardiovasculares.

¿Por qué el aceite de girasol es malo?

El aceite de girasol no es malo. Ese es uno de los mitos habituales, ya que su consumo es seguro. Si lo comparamos con el aceite de oliva virgen, sobre todo con la variedad extra, el aceite de girasol no tiene una gama tan amplia de buenas propiedades, pero puede consumirse siempre sin problema. Solo hay que tener en cuenta que como grasa, tiene un gran aporte calórico.

¿Qué productos contienen aceite de girasol?

Principalmente aquellos que encontramos en los supermercados, en forma de salsas, como la mayonesa o el kétchup. También se encuentra en gran parte de la bollería y en productos listos para comer, los precocinados. Muchos snacks de bolsa están fritos en aceite de girasol.

¿Cuál es el valor nutricional del aceite de girasol?

Tal y como hemos comentado, el aceite de girasol cuenta con buenas propiedades, y siempre es interesante que conozcas cuál es el valor nutricional que posee para que su consumo sea acorde a lo que tu organismo necesita.

– 100 gramos aportan 900 kcal.
– 13 gramos son grasas saturadas.
– 82 gramos insaturadas.
– Es rico en vitamina E. Contiene 49,2 mg por cada 100 g.

¿Tiene colesterol el aceite de girasol?

No, y este es uno de los mitos a desterrar. El aceite de girasol no tiene colesterol ni su consumo incide en los niveles de este, sobre todo en el del LDL o «colesterol malo»

¿Cuál es la diferencia entre aceite de girasol refinado y sin refinar?

De manera general, el aceite que se extrae directamente por prensado no es apto para el consumo humano por dos razones. La primera es que la cantidad que se obtiene no es suficiente para que sea rentable, y la segunda, porque hay que retirar una serie de partículas que durante el proceso de extracción se generan. Por eso, el aceite de girasol refinado es más recomendable para usar, ya que podríamos decir que es más seguro.

¿Qué aceite de girasol es mejor comprar?

La respuesta a esta pregunta depende de nuestro presupuesto. Pero siempre que sea posible, hemos de elegir un aceite de girasol alto oleico, porque es el que mejores propiedades tiene y es mejor para nuestra salud. Es el aceite de girasol más recomendable, ya que su alta proporción en este tipo de ácido graso, así como en linoleico lo hace el producto del cual vamos a sacar mayor beneficio.

¿Cómo usar el aceite de girasol?

El aceite de girasol cuenta con una gran cantidad de usos en la cocina, estas son las más habituales y en las que esta grasa muestra su mejor cara:

Aceite girasol para frituras

Siempre existe el debate sobre qué aceite es mejor para freír, si oliva o girasol. El aceite de girasol para freír es muy recomendable porque su precio es inferior al de oliva, apenas aporta sabor y aguanta muy bien las altas temperaturas.

Aliños

Por supuesto, el aceite de girasol es perfectamente válido para hacer aliños si así lo deseas. Tienes multitud de recetas de vinagretas que puedes elaborar con este tipo de aceite. Si estás un poco cansado del sabor del aceite de oliva o simplemente, deseas variar. Atrévete a experimentar, su sabor es sorprendente.

Salsas y mayonesas

El aceite de girasol suele emplearse en la elaboración de mayonesas porque quedan más ligeras y con un gusto muy agradable. Es una grasa que emulsiona muy bien con el huevo crudo, por lo que también puede dar pie a la elaboración de otras salsas como la tártara, o la bearnesa.

Aceite de girasol para la salud

El aceite de girasol cuenta con muchas propiedades beneficiosas para la salud. Estas son las más habituales y de las cuales te puedes aprovechar de manera sencilla:

Aceite de girasol para la piel

Las propiedades del aceite de girasol para la piel son bien conocidas, porque cuenta con elementos antioxidantes que ayudan a que la piel no sufra de manera tan evidente los efectos de los radicales libres. Además, hidrata y fortalece el manto lipídico presente en nuestra barrera natural. Puedes utilizar una pequeña cantidad de aceite de girasol refinado, aplicado directamente en la zona que desees, y esperar a que se absorba.

Aceite de girasol para el pelo

Probablemente no sepas cómo usar aceite de girasol para el pelo. Este aceite ayuda a fortalecer nuestro cabello, dada su alta proporción de vitamina E. Puedes aplicarlo por el pelo mojado sobre los mechones. Bastará con que te pongas una pequeña cantidad en la yema de los dedos y vayas extendiéndolo. Dejas actuar entre 20 a 30 minutos, y lavar con tu champú habitual. Probablemente comiences a notar la diferencia y a tener un pelo mucho más sedoso.

Conclusión sobre si el aceite de girasol es malo

Como ya hemos comentado, el aceite de girasol no presenta ningún tipo de riesgo para nuestra salud, ni es malo. Es más, puedes aprovecharte de él siempre que lo desees, alternándolo con el aceite de oliva. No tiene colesterol y gracias a su elevada cantidad de vitamina E se convierte en un excelente aliado para nuestra salud. Si deseas ampliar información o sobre la conveniencia de su consumo, lo ideal es que consultes con tu nutricionista.

¿Cuánto aceite de girasol se consume en España?

En España se consume una media de 3,5 litros de aceite de girasol por persona al año. Esta cifra puede llegar a sorprender, por qué hay quienes jamás compren aceite de girasol para su consumo. Sin embargo, el aceite de girasol está presente en gran cantidad de productos, como salsas, conservas y alimentos como la bollería.

El consumo de aceite de girasol en España se ha venido manteniendo estable durante décadas, ya que es el más utilizado es el aceite de oliva, cuyo consumo es de 7,7 litros por persona al año, es decir, el doble que el aceite de girasol.

¿Cómo se hace el aceite de girasol?

Podríamos pensar que la elaboración de aceite de girasol consiste en la compresión mecánica de las semillas. Con este método apenas se puede extraer aceite, por lo que es necesario introducir otro, conocido como extracción. Pero, previamente, las semillas han de ser desprovista de su cáscara y el fruto debe ser troceado.

Para sacar el aceite de las semillas se utiliza una serie de disolventes que lo sacan del fruto, generalmente es el agua. Una vez que se ha conseguido se pasa al proceso de refinado, mediante el cual se neutralizan los ácidos grasos libres, se elimina parte del olor y de algunos compuestos que podrían ser perjudiciales. El resultado es un producto de color amarillo suave y con un grado de acidez máximo de 0,2°.

Aceite de girasol vs aceite de oliva

Generalmente, ha existido un debate entre ambas grasas. Nuestro país es eminentemente de aceite de oliva, pero tenemos una enorme producción de aceite de girasol.

Respecto a su composición, en el aceite de oliva tiene predomina el ácido oleico y los omega 3. En cambio, en el aceite de girasol predomina el ácido linoleico y los ácidos grasos omega 9. En cuanto a las vitaminas, el aceite de oliva contiene vitaminas A, D, E y K. Mientras, el aceite de girasol proporciona un enorme aporte de vitamina E.

Ambos aceites soportan bien las altas temperaturas, pero el aceite de girasol se deteriora antes, ya que tiene un punto de humeo mayor. Por tanto, si vas a utilizar aceite de girasol para frituras, no poder reutilizarlo tantas veces como el de oliva.

Esto es todo lo que debes saber sobre el aceite de girasol, la segunda grasa más consumida en nuestro país y que debe despojarse de la mala fama que siempre se le ha querido poner. Es un producto recomendable para nuestra salud y del cual nos podemos beneficiar tanto en la cocina como en nuestras rutinas de salud y belleza.

Banner ofertar de compra
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: OLEOPALMA S.A.T.
  • Finalidad: responder a los comentarios
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En la Política de Privacidad de OLEOPALMA S.A.T. encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal por parte de OLEOPALMA S.A.T., incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.