helado de AOVE

Helado de AOVE

Se acercan los días en los que el mercurio no para de subir. Para esos días calurosos nada mejor que una bebida fría para refrescarse o, porqué no, un helado de AOVE para alegrar el paladar. Sí, como lo leíste, helado de aceite de oliva virgen extra. Quizás te parezca un tanto extraño, pero te sorprenderás de su rico sabor. Sigue leyendo y entérate de cómo preparar este helado.

Sabores exóticos

El aceite de oliva virgen extra no deja de sorprendernos, y es que su sabor se adapta a diferentes platos, en este caso, a un helado. El oro líquido es conocido por su variedad de sabores que va desde el amargo, pasando por lo ácido y llegando hasta el tono dulce. Esto ha hecho que se adapte a todo tipo de comidas, incluso a postres.

Este sabor puede parecer un poco exótico, pero en la variedad está el gusto.

Helado de AOVE, ¿cómo hacerlo?

Lo que necesitas:

  • Aceite de oliva virgen extra (125 ml)
  • Huevos (6 yemas)
  • Leche. Puede ser entera, desnatada o sin lactosa (250 gr)
  • Nata (205 gr)
  • Miel (100 gr)

Cómo prepararlo

Comenzamos batiendo las yemas (la amarilla del huevo) en un bol. Puedes utilizar un batidor de mano. Se debe batir hasta que salga espuma, y una vez esté en el punto se deja reposar. Seguido, se coloca en una olla a fuego bajo la leche y la miel. Movemos continuamente hasta que se disuelva la miel. Continuamos agregando las yemas batidas a la leche. Este paso es muy importante, se debe remover con movimientos envolventes de forma regular, para evitar que se cuaje.

Debemos evitar que la mezcla llegue al punto de ebullición, recuerda mantener el fuego bajo y mover constantemente. Cuando espese, retiramos y dejamos que se enfríe. La mezcla tiene que estar fría para poder seguir con la preparación. Mientras tanto, continuamos montando la nata. Para que tengas un mejor resultado, te recomendamos colocar en la nevera o congelador la nata y el envase donde la vas a batir unos minutos antes de prepararlo. Para montar la nata utilizamos una batidora de varilla manual o eléctrica.

Cuando la nata esté en su punto, agregamos la mezcla fría. Se debe agregar poco a poco e ir batiendo de forma circular para que no baje. Seguimos añadiendo el aceite de oliva, se agrega siguiendo el mismo procedimiento que la mezcla anterior. Después colocamos la mezcla en el congelador durante una hora para que enfríe.

Paso final

Pasada una hora, retiramos la mezcla del congelador y batimos hasta unificar todo. Este procedimiento debemos repetirlo entre 4 a 5 veces, de esta manera nos aseguramos que el helado quede cremoso. Recuerda dejarlo en el congelador durante una hora y pasado el tiempo mezclarlo. Se debe batir muy bien para evitar congelación o cristales de hielo.

Después de 5 horas ya podrás degustar un rico helado de AOVE. Puedes acompañarlo con un brownie, una galleta o simplemente comerlo solo. ¿Te atreves a probarlo? Coméntanos cómo queda tu helado, y si conoces otro postre hecho con aceite de oliva virgen extra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario