Congelar el aceite de oliva

Cómo congelar el aceite de oliva

Has de saber que congelar el aceite de oliva es un proceso que se da de forma natural a distintas temperaturas, pero que también puede inducirse. Aunque pueda parecer lo contrario porque no se congela de forma homogénea, esa circunstancia no afecta a su calidad. En el artículo lo explicaremos mejor, indicaremos si se conservan o no las propiedades perfectamente y haremos referencia a las distintas temperaturas de congelación en función de los elementos.

Cómo se congela el AOVE

La congelación del AOVE se produce cuando está a temperaturas bajo cero en una superficie lo suficientemente fresca y seca. Ahora bien, es importante decir que contiene diversas sustancias y que cada una de ellas se congela a un ritmo distinto. De hecho, en invierno y sin realizar ninguna acción, con cierta frecuencia puede verse que algunas moléculas se han congelado.

Evidentemente, este proceso puede realizarse ex novo para facilitar las cosas, pero no por ello se pierde alguna de las propiedades de este producto, que es un auténtico lujo. En los últimos años han aparecido sistemas de congelación consciente, aunque no son habituales y lo normal es que la congelación sea fortuita.

En función del componente, las temperaturas de congelación varían, de ahí que te parecerá que el aceite se haya cortado; tranquilo, porque no es así. Además, siempre podrás descongelar el aceite si lo sometes a temperaturas superiores a 20º C manteniendo todo su sabor. Estas son las temperaturas para cada uno de los ácidos.

Ácido oleico

Este ácido es uno de los más característicos del aceite y su temperatura de congelación es de 5,5 ºC, de manera que has de tenerlo en cuenta; eso sí, por debajo de los 20 ºC ya pueden verse algunas bolas o grumos. Al ser uno de los principales componentes de este alimento, es relativamente fácil de distinguir.

Ácido linoleico

En el caso del ácido linoleico, la temperatura de congelación es ostensiblemente menor, de manera que solo se solidifica por debajo de los -2,8 ºC. Esto significa que para que se llegue a congelar ha de hacer mucho frío, lo que solo se consigue en invierno o en recintos fríos donde no dé la luz de forma natural.

Ácido esteárico

Este es el ácido esteárico que se congela con más facilidad, puesto que a partir de los 23º C se empiezan a notar variaciones en su consistencia. Esto significa que ya en su estado natural tiene tendencia a solidificarse, puesto que salvo en primavera y verano es normal estar por debajo de esa temperatura.

Ácido palmítico

Este ácido tarda poco en empezar a congelarse, puesto que con temperaturas inferiores a 18 ºC ya se empieza a solidificar. Para ello se necesita un ambiente algo fresco.

Congelar el aceite de oliva es una acción relativamente fácil y puede servir como método de conservación para mantener todas sus propiedades. Si quieres disfrutar de un AOVE de calidad, te sugerimos que consultes las posibilidades que te ofrecemos en Oleopalma, S.A.T. Seguro que encontrarás lo que estás buscando. Visitar la tienda online.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario