Entradas

vareo de la aceituna

El vareo de la aceituna, métodos clásicos y modernos

Recoger el fruto del olivo es un proceso muy peculiar y que viene produciéndose de la misma forma desde tiempos ancestrales. El vareo de la aceituna es el método tradicional con el cual se hacen caer del árbol las olivas. Pero, ¿hay alguna manera además de esta que puede servir para hacerlo? Sí, afortunadamente puede realizarse con otros métodos muy efectivos.

El vareo de la aceituna y el peinado

Varear aceitunas requiere una técnica, que si bien no es sofisticada, debe hacerse con cuidado para no dañar al árbol. Las varas son instrumentos largos de madera que permiten golpear las ramas para hacer caer las aceitunas. Pero estas varas están siendo sustituidas por otras de fibra de vidrio, mucho más ligeras y resistentes.

Como paso previo a la tarea del vareo, se colocan debajo del olivo unas lonas que permitirán recoger el fruto. De ahí, los operarios lo traspasan a unos capaces que se depositan en las cubetas de carga, generalmente enganchadas a un tractor.

Varear un olivo es un proceso en el que hay que aplicar la fuerza justa, si lo hacemos con violencia dañaremos las ramas y podemos golpear directamente las aceitunas. Si esto ocurre, se rompen y ya no valen para realizar aceite, ya que habrán comenzado a oxidarse.

Otro de los procesos complementarios al vareo es el del peinado. Este se realiza en las ramas que tenemos a nuestro alcance. Consiste en tomar una rama e ir haciendo un movimiento desde la zona más próxima al tronco hacia al exterior con las manos. Con ello, el fruto queda en nuestras manos y no pasa por el suelo, lo que evita que se mezcle con tierra o que sufra más golpes.

Vareo mecanizado

El vareo de la aceituna es algo que se ha mecanizado y que ayuda a que la cosecha se realice con garantías y en un tiempo menor. Existen varas mecánicas, estas aplican un movimiento de vibración a la rama que hace caer a la aceituna.

Pero también encontramos una posibilidad que permite recoger toda la aceituna del olivo en un tiempo récord. Son unos mecanismos vibradores que se acoplan a un tractor. Una vez hecho, la maquinaria despliega una tela en forma de paraguas invertido alrededor del tronco del árbol y comienza el proceso de vibración. Automáticamente, las aceitunas caen en esa lona, donde ya son transportadas a la zona de carga.

Sin embargo, el vareo tradicional se sigue utilizando en diversas circunstancias, ¿cuáles son?

  • Fincas pequeñas, en las que la inversión de un vibrador mecánico no esté justificado por su precio.
  • Fincas con características orográficas complejas que impidan el acceso de un tractor. Zonas en pendiente, terrazas, etc…

El vareo de la aceituna según el método tradicional nunca va a desaparecer de nuestros campos, ya que es un proceso más de la larga cadena de producción del aceite de oliva. La típica imagen de los vareadores va unida indisolublemente al olivar español, siendo esta una estampa cargada de tipismo.