Entradas

jabon-aceite-oliva

Cómo elaborar jabón casero para lavadora con aceite de oliva

Dentro de los múltiples usos que tiene el aceite de oliva virgen extra, hoy hablaremos de uno muy útil, la fabricación de jabón casero para lavadora. Una forma más sana y a un mejor precio de hacer la colada, donde estaremos siendo muy respetuosos con la ropa y la piel, así como con el medio ambiente (podemos reutilizar un aceite usado en vez de tirarlo y, además, estaremos reutilizando envases).

Jabón casero con aceite de oliva virgen extra

Gracias al aceite de oliva virgen extra podremos fabricar jabones tanto líquidos como sólidos, variando levemente la receta. Un producto que incluye todas las propiedades para la salud, que se derivan del aceite de oliva virgen extra.

Ingredientes:

  • Sosa cáustica: 700 gramos
  • Aceite de oliva virgen extra: 1 litro
  • Agua: 2 litros (mejor destilada)
  • Jabón líquido o en polvo de cualquier marca
  • Suavizante 2 litros (opcional)

Materiales:

  • Gafas de protección
  • Guantes
  • Palo o cuchara grande de madera
  • Recipiente de acero inoxidable (no usar de aluminio, hierro u otro metal)
  • Termómetro

Elaboración:

En primer lugar, nos cubriremos las manos con unos guantes que nos permitan maniobrar con facilidad, y que nos protejan la piel ya que vamos a trabajar con productos corrosivos. Es importante elegir un lugar ventilado de la casa para realizar la operación, y usar mascarilla, ya que los vapores que se desprenden de esta unión son muy tóxicos.

Para comenzar la elaboración, colocamos en el receptáculo los dos litros de agua y poco a poco y con mucho cuidado, vamos añadiendo la sosa cáustica removiendo la mezcla con el palo o la cuchara de madera. Seguiremos removiendo hasta que se consiga una masa homogénea, denominada lejía cáustica cuya temperatura puede superar los 80 º, así que mucho cuidado con las salpicaduras.

Con el termómetro controlaremos dicha temperatura y esperaremos a que baje a menos de 40 º para continuar con la fabricación del jabón añadiendo el aceite de oliva virgen extra. Es importante que ambos líquidos estén a la misma temperatura, con un margen de cinco grados de diferencia. Para la mejor unión de la lejía cáustica y el aceite de oliva virgen extra se puede utilizar una batidora. Cuando la espesura del producto se asemeje a la mayonesa añadiremos el jabón líquido o en polvo así como el suavizante.

Una vez que tengamos la mezcla final,  la verteremos en recipientes de acero inoxidable y la dejaremos reposar al menos dos meses para que logre la consistencia necesaria para poder cortarla en porciones.

Jabón casero para lavadora líquido

Si lo que deseamos es un producto en forma líquida lo que tenemos que hacer es dejar la masa un día en reposo y luego añadir dos litros más de agua y remover. Tras 24 horas volveremos a añadir otros dos litros más y batiremos de nuevo, y así durante ocho días, hasta conseguir un jabón final con la consistencia parecida al champú para el pelo, pero teniendo el aceite virgen extra, con todas sus cualidades, como ingrediente principal.

Una forma sencilla y barata de fabricar unos 25 litros de nuestro propio jabón casero de aceite de oliva virgen extra ecológico.